LYX INSTITUTO DE UROLOGÍA (+34) 91 513 49 50 · 91 170 46 36

Tratamiento radical del cáncer de próstata localizado: ROBOTIC Tx

Un tratamiento mínimamente invasivo para el cáncer de próstata

Los avances médicos permiten en la actualidad individualizar el manejo del cáncer de próstata. Las opciones de tratamiento incluyen desde la vigilancia activa (retrasar el tratamiento) hasta la cirugía radical (quitar la próstata y los ganglios).

Existen a día de hoy tratamientos focales y radicales para el manejo del cáncer de próstata. Cuando el tumor presente en la próstata es extenso o agresivo, es necesario quitar toda la próstata no siendo candidato a un tratamiento focal (donde solo se trata la parte del tejido enfermo preservando el tejido sano).

Su médico le informará sobre los diferentes tratamientos disponibles. Es importante que investigue todas las opciones y hable con su familia sobre las diferentes posibilidades para asegurarse que selecciona el más apropiado para usted y su estilo de vida.

ROBOTIC TX . Tratamiento mínimamente invasivo del Cáncer de Próstata

Con el aumento del uso de la prueba del PSA (Antígeno Prostático Específico), muchos hombres son diagnosticados en estadios tempranos del cáncer de próstata. El tumor localizado se ha de manejar de forma individualizada. La localización del tumor, el volumen del tumor, el tipo de Gleason y el PSA total determinan en su conjunto el tipo de tratamiento necesario.

Acaba de recibir un diagnóstico de Cáncer de próstata. Su urólogo le ha sugerido un tratamiento utilizando Robotic Tx. Su próstata contiene un tumor que ha de quitarse por medio de la cirugía radical mínimamente invasiva.

La prostatectomía radical consiste en quitar la próstata y las vesículas seminales. En ocasiones se acompaña de una linfadenectomía, quitar en el mismo procedimiento los ganglios de la pelvis. La prostatectomía radical puede realizarse por medio de cirugía abierta, laparoscópica o asistida por robot. Gracias el Robot DaVinci, dicha cirugía puede realizarse con mayor precisión con la intención de preservar nervios y estructuras anatómicas asociados a la erección y a la continencia urinaria.

 ¿Qué es una Prostatectomía Radical?

La Prostatectomía Radical es una operación para tratar el cáncer de próstata localizado (cáncer que no se ha diseminado fuera de la glándula prostática). La cirugía también se realiza cada vez más para el cáncer de próstata localmente avanzado (donde el cáncer ha comenzado a salir de la próstata, o se ha diseminado a los ganglios cercanos). Se realiza bajo anestesia general, lo que significa que está dormido durante todo el procedimiento. “Radical” significa que se elimina la totalidad de su próstata, en lugar de solo una parte de ella.

La cirugía consiste en extirpar la glándula prostática, las vesículas seminales (glándulas que almacenan el semen) y posiblemente vasos sanguíneos, nervios y grasa alrededor de la próstata. La eliminación de estas estructuras puede aumentar la probabilidad de eliminar todas las células cancerosas. La próstata esta localizada a la salida de la vejiga en continuidad con la uretra. Al quitar la próstata, un paso fundamental de la cirugía es volver a unir la vejiga con la uretra haciendo lo que se denomina anastomosis. Por ello, los pacientes que se operan de prostatectomía radical necesitarán mantener una sonda vesical durante unas semanas después de la cirugía.

¿Qué tipos de prostatectomías existen?

Cuando nos referimos a tipos de prostatectomías radicales, nos referimos a la forma en la que accedemos a quitar la próstata. Existen en la actualidad 3 formas de realizar la prostatectomía radical: por vía abierta, laparoscópica o asistida por robot.

  • La cirugía abierta consiste en realizar una incisión/corte de unos 10-15cm debajo del ombligo por la cual llegamos a la pelvis para poder realizar la cirugía.
  • La cirugía laparoscópica se lleva a cabo utilizando pequeñas incisiones u orificios en lugar de una gran incisión. Se introduce aire (neumoperitoneo) para poder hinchar el abdomen, creando un espacio dónde poder operar. Gracias a una óptica que introducimos podemos ver en un monitor la imagen del interior. Esto magnifica la visión de su pelvis, por lo que su cirujano tiene una vista más detallada. A través de cada incisión (entre 5 y 6) se introducen los instrumentos con los que se realiza la prostatectomía. La mayoría de las incisiones son de 0,5-1 cm de longitud, pero una es de 3 cm para permitir la extracción de las muestras.
  • La cirugía asistida por robot es una técnica laparoscópica que utiliza una consola robótica (sistema DaVinci®) para ayudar a su cirujano durante la operación. Su cirujano está en la misma habitación, y controla los brazos robóticos para realizar la operación desde la consola. Es importante entender que el robot no está realizando la cirugía. El cirujano lleva a cabo el procedimiento, pero la consola robótica permite movimientos más controlados y precisos que son ordenados a los brazos robóticos. Son los brazos del robot los que ejecutan las ordenes del cirujano y los que están en contacto con los instrumentos que se introducen en el paciente por medio de un acceso laparoscópico. La consola robótica tiene cuatro brazos; uno tiene una cámara 3D de gran aumento, y los tres brazos restantes son las “manos” del cirujano que controlan los instrumentos.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía asistida por robot, ROBOTIC Tx?

El sistema DaVinci® se ha utilizado ampliamente en los Estados Unidos y Europa desde hace ya más de 10 años. La cirugía robótica es realmente una operación de control remoto, donde el cirujano se sienta a una distancia real del paciente y mientras hace la cirugía, los movimientos completos del cirujano se trasladan a través de las fibras sensibles de la máquina con mayor precisión hasta la punta de los instrumentos.

La cirugía asistida por robot tiene una serie de ventajas sobre la cirugía abierta tradicional que incluyen:

  • Menos pérdida de sangre. Esto se traduce en un menor riesgo de necesitar una transfusión de sangre con la cirugía asistida por robot.
  • Menor dolor en el postoperatorio.
  • Estancia hospitalaria más corta. La mayoría de los pacientes se van a casa una o dos noches después de la asistencia robótica, frente a las cuatro noches de la cirugía abierta.
  • Menor tiempo de recuperación con una incorporación precoz a las actividades de la vida diaria.
  • Cicatrices más pequeñas
  • Una mayor probabilidad de preservar los nervios y vasos sanguíneos unidos a la próstata.

¿Qué debo considerar antes de la cirugía?

Si decide someterse a una cirugía radical, su cirujano considerará si trata de preservar los nervios y vasos sanguíneos (“paquetes neurovasculares”) unidos a la próstata. Estos contribuyen a las erecciones. Aunque es inevitable alguna forma de disfunción eréctil después de una prostatectomía, su preservación resulta en una mayor probabilidad de mantener algo de erección después de la cirugía. La mayoría de los hombres (80%) descubren que su función eréctil mejora con el tiempo, llegando a observarse mejoría hasta dos años después.

La preservación de los nervios solo puede realizarse si no hay riesgo de que el tumor contacte con los bordes de la próstata junto a los paquetes neurovasculares. En general, preservarlos aumenta la posibilidad de dejar algo de cáncer.  La calidad de la erección previa a la cirugía también condiciona los resultados de una preservación.

¿Cuáles son los posibles riesgos?

Su médico le advertirá que cualquier procedimiento médico tiene riesgos asociados. Su cirujano discutirá los posibles riesgos de esta operación con usted con más detalle.  Las posibles complicaciones incluyen:

  • La necesidad de convertir a la cirugía abierta tradicional
  • Su función sexual (capacidad de tener una erección) puede verse afectada
  • Incontinencia urinaria (incapacidad de controlar la salida de la orina)

¿Qué debo esperar después de la cirugía?

Lo llevarán a la sala de recuperación y permanecerá allí hasta que los médicos consideren, normalmente 24 horas. Saldrá de quirófano con una sonda vesical (que mantendrá aproximadamente 14 días) y un drenaje (se retirará antes de salir del hospital). Durante el ingreso hospitalario se ajustará la necesidad de analgésicos, siendo habitual estar ingresado dos días.

Al alta se le explicará qué cuidados tiene que tener con las heridas, la sonda vesical y la necesidad de pincharse heparina para prevenir la formación de coágulos en las piernas (trombosis venosa profunda).

¿La prostatectomía radical me curará el cáncer de próstata?

Si su médico considera que usted es candidato para una prostatectomía ROBOTIC Tx, es muy probable que el procedimiento cure su cáncer de próstata.

La eficacia de terapias contra el cáncer se mide en términos del número de años que los pacientes disfrutan de estar libres de enfermedad después del tratamiento.

El gráfico muestra el porcentaje de pacientes que están libres de cáncer un número de años después del tratamiento.

La prostatectomía radical ROBOTIC Tx es eficaz, proporcionando a los pacientes una vida libre de enfermedad. Dado que los tratamientos para el cáncer de próstata tienen tasas de supervivencia similares, los efectos secundarios y calidad de vida son consideraciones importantes al elegir uno u otro.

Prostatectomía radical abierta frente a prostatectomía radical mínimamente invasiva

En 2003, solo el 9,2% de las prostatectomías radicales se realizaban mediante un procedimiento mínimamente invasivo. En la actualidad, más del 70% de las prostatectomías radicales se realizan por abordajes mínimamente invasivos.

Existen estudios que comparan los resultados entre los distintos tipos comparando los beneficios y las complicaciones de la cirugía abierta versus la cirugía mínimamente invasiva.

No se encontraron diferencias en la mortalidad o necesidad de un segundo tratamiento para el control del cáncer.

  • La media de la estancia hospitalaria fue de 2 días para la cirugía mínimamente invasiva y de 3 días para la cirugía abierta.
  • El 2.7% de los hombres sometidos a cirugía laparoscópica requirió una transfusión de sangre en comparación con el 20.8% de los hombres que tuvieron cirugía abierta.
  • Existe mayor riesgo de estenosis anastomótica (estrechamiento de la sutura donde se unen la vejiga con la uretra) para cirugía abierta (14%) que para cirugía mínimamente invasiva (5,8%).

Los resultados funcionales de continencia y función eréctil son controvertidos, existiendo datos que favorecen la continencia precoz y la función eréctil en los casos intervenidos por técnicas asistidas por robot.