Incontinencia Masculina

La incontinencia urinaria consiste en una pérdida involuntaria de orina. Normalmente, puede solucionarse con tratamientos más conservadores y ciertos hábitos saludables, como limitar la ingesta de líquidos o ejercitar el músculo del suelo pélvico. Pero es posible que estos no den el resultado esperado, por lo que, para estos casos, se puede llevar a cabo una cirugía para solventar el problema.

Si padeces incontinencia masculina, es importante que acudas lo antes posible a un profesional para que dictamine las causas y aplique un tratamiento adecuado.

¿Qué causa la incontinencia masculina?

Suele estar causada por problemas en el esfínter, ya que si está dañado no puede abrir y cerrar la uretra, o en la vejiga. El resultado se traduce en esas molestas pérdidas de orina.

Las causas más comunes de estos problemas en el esfínter o la vejiga y, por tanto, de la incontinencia masculina, son las siguientes:

  • Tratamientos del cáncer de próstata, como la prostatectomía o la terapia con radiación.
  • Afecciones como la diabetes, la enfermedad de Párkinson, la esclerosis múltiple o por haber sufrido un infarto.
  • Cirugías pélvicas o un traumatismo en la zona.

La incontinencia de esfuerzo

Existen dos tipos de incontinencias: la de esfuerzo y la de urgencia. La primera se produce al toser, estornudar, reírse o cualquier otra maniobra que aumente la presión intraabdominal. Su gravedad depende de la cantidad de orina perdida, y suele ser el resultado de una complicación quirúrgica.

Para tratar la incontinencia masculina de esfuerzo existen dos clases de tratamiento que el urólogo escogerá dependiendo de la gravedad de la afección: los cabestrillos y los esfínteres artificiales.

Cabestrillos para la incontinencia masculina

Si las pérdidas son leves o moderadas, se coloca una malla o cabestrillo en la zona suburetral. Este tratamiento consigue en recolocar la uretra para así controlar la posición normal de la vejiga. Se coloca en el interior del cuerpo, por lo que es totalmente indetectable.
Los cabestrillos son un procedimiento mínimamente invasivo con los que el paciente no necesita activar ninguna clase de dispositivo. Está diseñado para restaurar el control urinario de manera natural.
Incontinencia urinaria

Esfínter urinario artificial para la incontinencia urinaria

El esfínter urinario se coloca en aquellos casos con una incontinencia masculina grave. Es un dispositivo con tres componentes que funciona como un sustitutivo del esfínter natural:

  • Un reservorio alojado en el espacio paravesical.
  • Un manguito uretral, que se coloca alrededor de la uretra. Se infla y la mantiene cerrada para mantener la orina en la vejiga.
  • Una bomba de activación situada en el escroto. Para orinar, se debe comprimir varias veces para que el manguito se desinfle y deje pasar la orina.
Incontinencia urinaria

Gracias a estos tratamientos, los pacientes podrán ver restaurada su calidad de vida. Desde Centro de Urología Lyx en Madrid, ofrecemos estos tratamientos para aquellos pacientes con incontinencia urinaria.

Para más información, contacta con nosotros sin compromiso